Seguramente te estarás preguntando qué es exactamente Kanban, qué te aporta, en qué se diferencia de otras metodologías Agile o Lean… En definitiva, qué te espera al final de este camino…

La respuesta es sencilla:

1) Cada sistema Kanban es único

Cada organización es única, por lo que Kanban no propone un enfoque de «talla única» para el trabajo. Kanban permite a la organización hacer una evaluación honesta de su funcionamiento:

  • El nivel de demanda de trabajo a realizar.
  • Cómo los trabajadores cumplen con esa demanda.
  • Las reglas para cuándo se inicia el trabajo y cómo se maneja.
  • Las restricciones y dependencias.
  • En última instancia, si los clientes internos y externos están satisfechos.

2) Kanban se trata de enfoque y flujo

La previsibilidad requiere un comportamiento constante y consistente. ¿Cómo logras eso en el trabajo de servicios profesionales donde hay una gran variación y un alto riesgo? Los cursos Lean Kanban enseñan muchos enfoques para lograr y medir el flujo y con el flujo viene la previsibilidad.

«Flow también significa clientes más felices»

Kanban limita la cantidad de trabajo en progreso, por lo que el trabajo más importante se termina primero y se hace más en general, todo a un ritmo sostenible sin agregar personal ni presupuesto.

3) Kanban se trata de un cambio evolutivo, no revolucionario

El sistema Kanban comienza con simplemente espejos de la forma actual en que se realiza el trabajo. Luego se identifican los puntos de dolor. Se realizan pequeños cambios para abordar solo esos problemas. Pequeños cambios graduales significan un proceso suave que obtiene grandes resultados sin trauma.

Continuará